Tipo impositivo del impuesto de sociedades

Facebook
Twitter
LinkedIn

En este artículo vamos a explicar cuál es el tipo impositivo del impuesto de sociedades en 2019. Pero no solo eso también hablaremos sobre qué es, qué empresas están obligadas a presentarlo, cómo se presenta (declaraciones, pagos fraccionados, modelos 200 y 202), el cálculo de la base imponible y la cuota, principales bonificaciones y deducciones. Todo sobre un impuesto que es obligatorio para todas las empresas.

Qué es el Impuesto de Sociedades

El Impuesto de Sociedades es un impuesto directo que grava la obtención beneficios de las sociedades y demás entidades jurídicas que tengan su residencia en España. Para las empresas, es el equivalente al IRPF a las personas físicas.

Este impuesto se basa alrededor a una idea central: la contabilidad y el resultado contable de la sociedad. Estos son los puntos de partida para calcular cuál será la base imponible y cuál será la cantidad que se tiene que pagar en ese ejercicio.

El Impuesto sobre Sociedades es obligatorio para sociedades limitadas y sociedades anónimas, desde el año 2016 también las sociedades civiles tienen que presentar este impuesto en su declaración a Hacienda.

La tramitación de es impuesto no es fácil, especialmente por la obligación de llevar una contabilidad mercantil de la empresa. Por ello, es de gran utilidad aplicaciones como Bottax, que simplifica mucho todo este tipo de procesos.

Tipos Impositivos del Impuesto de Sociedades

Existen varios tipos impositivos Impuesto de Sociedades en función de las diferentes características y casos que puede tener la sociedad. Los tipos más importantes son:

  • Tipo general25%, es el que se aplica a la mayoría de sociedades y está en vigor desde el 2016.
  • Entidades de crédito y dedicadas a exploración, investigación y explotación de yacimientos de hidrocarburos: 30%.
  • Tipo reducido del 20% para cooperativas: se aplica a sociedades cooperativas fiscalmente protegidas, menos a los resultados extracooperativos, que se deben tributar al tipo general del 25%. Esto no es aplicable a cooperativas de crédito ni a cajas rurales que deben tributar al 25% y los resultados extracooperativos al 30%.
  • Tipos reducidos del 15% para entidades de nueva creación: Las entidades que sean nuevas podrán acogerse los dos primeros ejercicios, siempre que la base imponible sea positiva, a este tipo reducido.
  • Entidades sin fines lucrativos: 10%. Son las sociedades que sí cumplen la ley 49/2002.
  • Entidades en la Zona Especial Canaria: 4%. Empresas que tienen su sede en Canarias y que se rigen por el artículo 43 de la ley 19/1994.
  • SICAV: 1%, hablamos de los sociedades y fondos de inversión que cumplen determinadas condiciones.
  • Fondos de pensiones: 0%. Se aplica a los fondos que están regulados por el texto refundido de la Ley de regulación de los planes y fondos de pensiones.

Reforma del Impuesto sobre Sociedades

La última ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presentó una reforma para mejorar la recaudación del impuesto.El proyecto recoge una nueva tributación para las entidades financieras y empresas, y implantar un tipo mínimo del 15 % para las grandes empresas, por lo que no se podrían descontar todas las deducciones. Hasta ahora a efectos prácticos, gracias a los beneficios, estaban tributando al 12%, incluso en algunos casos concretos han llegado al 7%.

Esto se debe a que esas empresas pueden aprovechar diferentes beneficios fiscales, como la libertad para determinar el ritmo de depreciación de sus activos fijos e inversiones inmobiliarias o las deducciones por plusvalías reinvertidas e inversiones en I+D+i.

Según los cálculos que se han hecho, se estima que la recaudación de Hacienda podría crecer en unos 4.000 millones de euros al año.

Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades

Para presentar el Impuesto de Sociedades, se debe hacer presentando los siguientes formularios:

  • Modelo 200declaración anual del Impuesto de Sociedades se presenta una vez transcurridos 6 meses desde el cierre del periodo anterior, entre el 1 y 25 de julio. Este es la mayoría de los casos, donde el ejercicio de la empresa va con el año natural. Es obligatorio presentarlo incluso cuando no se haya desarrollado actividad durante el ejercicio, no se hayan obtenido rentas sujetas al impuesto o la base imponible sea negativa.
  • Modelo 202pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Se debe presentar este modelo en caso de tener un resultado positivo en la última declaración del modelo 200. Se puede presentar en los meses de abril, octubre y diciembre. Estos pagos suponen un anticipo o pago a cuenta del importe a pagar en la próxima declaración del modelo 200. El tipo a aplicar en los pagos fraccionados -salvo que se opte por su cálculo por la modalidad de cálculo por base, en cuyo caso el tipo sería del 17%- es el 18% de la cantidad que se pagó en el modelo 200. En cualquier caso, existen tipos de gravamen superiores, para empresas que tengan una facturación superior a diez millones de euros (24%)
  • Modelo 220: formulario del impuesto aplicable a los grupos de sociedades. Es parecido al modelo 200 pero más extenso, ya que tiene anexos. Tiene también como fecha límite para su entrega el 25 de julio.

Estos modelos se tienen que presentar obligatoriamente por internet.

Cómo se calcula la base imponible y la cuota del Impuesto de Sociedades

El cálculo se hace tomando como base el resultado contable de la sociedad, es decir, mediante la diferencia entre los ingresos y los gastos obtenidos por la sociedad en el ejercicio.

A estos beneficios de la sociedad se le pueden aplicar para corregir y ajustar la base del impuesto, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del Impuesto de Sociedades, definidos por Hacienda.

Estas diferencias de calificación pueden ser de valoración o de imputación, positivas o negativas, temporarias o permanentes. Las diferencias temporarias revierten en ejercicios posteriores, a diferencia de las permanentes que únicamente van a influir en ese ejercicio; por tanto no requieren de ningún crédito o débito con la Administración Tributaria para su reversión en ejercicios posteriores.

Pongamos el ejemplo de una sociedad mercantil que registró en el ejercicio en su cuenta de pérdidas y ganancias un gasto contable por el pago de una multa o sanción administrativa por importe de 6.000 euros.  Ese gasto contable, atendiendo a la normativa actual del impuesto (Ley 27/2014, de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades), no es un gasto deducible fiscalmente, por ello, hemos de corregir ese resultado contable para eliminar ese gasto a la hora de presentar la declaración del impuesto.

Nos hallaremos ante una diferencia  de calificación entre la normativa fiscal y la contable, que será permanente y positiva de 6.000 euros, es decir, fiscalmente tendremos que aumentar nuestro resultado contable antes de impuestos, en 6.000 euros realizando un ajuste extracontable positivo.

Una vez que a los beneficios de la empresa se le quita las desviaciones y las deducciones, nos queda la base imponible. Sobre esta base imponible se aplica el tipo de gravamen de la sociedad, con la que obtendremos la cuota íntegra a pagar. Sobre ella, aún se pueden aplicar una serie de deducciones y bonificaciones. A este resultado se le llama cuota líquida positiva, y es la que nos va a dar el resultado que debe pagar la sociedad a Hacienda.

Resumen
Tipo impositivo del impuesto de sociedades
Nombre del Artículo
Tipo impositivo del impuesto de sociedades
Descripción
Si quieres conocer el tipo impositivo del impuesto de sociedades en nuestro blog os contamos todo sobre este impuesto para empresas
Autor
Facebook
Twitter
LinkedIn