Impuesto de sociedades limitadas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Las Sociedades Limitadas son uno de los tipos de empresas más conocidos y de los que más ses usan en España pero, ¿realmente sabes cual es el impuesto de sociedades limitadas al que tiene que hacer frente? La mayoría de personas no lo saben y eligen este tipo de sociedad a pesar de la complejidad impositivo al que tienen que hacer frente.

Qué es una Sociedad Limitada

La sociedad de responsabilidad limitada, también llamada Sociedad Limitada, es el tipo de sociedad mercantil más extendido en España, utilizada especialmente por pequeños empresarios autónomos para limitar su responsabilidad al capital aportado, evitando poner en riesgo el patrimonio personal frente a posibles deudas de sus empresas.

Es la forma societaria más extendida entre las empresas españolas y los números lo avalan. El año pasado había en España cerca de un 1.200.000 sociedades limitadas, lo que supone casi un 40% de las empresas según datos del INE, solo por detrás de las personas físicas individuales, que son más de la mitad.

Características de la Sociedad Limitada

Por ley, todas las sociedades limitadas deben cumplir una serie de características:

  • Número de socios: mínimo de uno y no hay límite máximo, pudiendo ser personas físicas o jurídicas. Si solo hay un socio se creará una sociedad limitada unipersonal.
  • Responsabilidad: solidaria entre los socios y limitada al capital aportado, es decir, los socios no responden con su patrimonio personal ante posibles deudas.
  • Clase de socios: pueden ser socios trabajadores y/o socios capitalistas.
  • Denominación Social: tiene que ser un nombre que no esté registrado seguido por la expresión Sociedad de Responsabilidad Limitada o de la abreviatura S.R.L. o de Sociedad Limitada o su respectiva abreviatura S.L.
  • Capital social: el mínimo legal es de 3.000 €, sin que haya una cantidad máxima. Las aportaciones pueden ser monetarias o en especie, como por ejemplo cualquier bien útil para la empresa. Es necesaria una valoración aceptada por todos los socios fundadores.
  • División del capital social: su transmisión tiene varias limitaciones legales, contando siempre los demás socios con derecho de preferencia sobre otras personas.
  • Domicilio Social: normalmente es donde está ubicada la empresa, siendo necesario que sea en España. Si se cambia el domicilio social dentro del mismo municipio solo se requiere la aprobación del Administrador pero para un traslado fuera se necesita el apoyo en Junta de Socios.
  • Objeto Social: es la actividad a la que se dedica la empresa. Normalmente son una relación relativamente amplia de actividades, con las inicialmente previstas y otras potenciales, para no tener que ampliarlo en el futuro.
  • Constitución: mediante estatutos y escritura pública firmados ante notario y presentados posteriormente en el Registro Mercantil. Será necesario detallar las aportaciones que realiza cada socio y el porcentaje de capital social que le corresponde. En startups y sociedades con un amplio número de socios suele ser conveniente complementar los estatutos con un pacto de socios.
  • Órgano de Administración y gestión: Existen varias opciones: Administrador único (una persona), Administradores solidarios (cada uno puede actuar por su cuenta y eso compromete a todos), Administradores mancomunados (deben actuar conjuntamente, firmando siempre, lo que limita y ralentizar el poder de representación) o Consejo de Administración (tres o más administradores). En Estatutos se recogerá tanto el tipo como la duración del cargo y la retribución, si existiese.
  • Responsabilidad de la gestión: recae sobre los administradores, no sobre los socios.
  • Junta General de socios: es el órgano máximo de deliberación y toma de decisiones. Se convoca por los administradores en los seis primeros meses del año para presentar la gestión realizada, aprobar las cuentas anuales y el reparto del resultado. Otros asuntos que suelen tratarse en las Juntas son las modificaciones en los estatutos y los nombramientos y ceses de administradores. Pueden convocarse con carácter extraordinario cuando lo solicite el 5% del capital social.
  • Obligaciones fiscales: una sociedad limitada está obligada a tributar por el Impuesto de sociedades y el IVA.
  • Régimen Seguridad Social: régimen de autónomos para administradores y socios que tengan control de la sociedad limitada. El resto en régimen general.

Ventajas e inconvenientes de la Sociedad Limitada

Ventajas

  • Responsabilidad frente a acreedores se limita a la aportación en el capital social y a los bienes a nombre de la sociedad.
  • Relativa sencillez en cuanto a trámites burocráticos, tanto en la constitución como la gestión es más sencilla que la de una sociedad anónima.
  • Capital social mínimo son 3.000 €, que además una vez desembolsado puede destinarse a financiar inversiones.
  • El nº de socios mínimo es uno, por lo que puede ser unipersonal.
  • Los costes de constitución son bajos.
  • A partir de 40.000 € de beneficios, los impuestos son menores que los del autónomo ya que el tipo del impuesto de sociedades es fijo (25%) mientras que los tipos del IRPF son progresivos.
  • Con una sociedad, el autónomo puede fijarse un sueldo y desgravarlo como gasto.
  • Las sociedades tienen mayor facilidad de acceso al crédito bancario.

Inconvenientes

  • Las participaciones no son fácilmente transmisibles. Su venta queda regulada por los estatutos de la sociedad y la Ley, teniendo prioridad los restantes socios, siendo una mala opción para captar nuevos inversores.
  • La constitución suele llevar una media de 40 días, por lo que si necesitas darte de alta de forma inmediata para empezar a ejercer una actividad, es mejor hacerlo como autónomo.
  • Si para obtener la financiación necesaria el banco nos pide garantías personales, no tendremos acceso al dinero.

Impuesto de Sociedades Limitadas que tenemos que pagar

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

El IVA es un impuesto que todo tipo de sociedad debe pagar, salvo sectores muy concretos en determinadas situaciones, por lo que con un 99,9% de probabilidad, tendrás que abonar el impuesto del IVA, y aunque no tengas que hacerlo tendrás que presentar la declaración de este impuesto de sociedades limitadas.

Técnicamente el IVA no es un impuesto que recaiga sobre la sociedad, sino que según Hacienda este recae sobre el consumidor, y las sociedades son meras recaudadoras de IVA. Pero al final, si sube el tipo impositivo del IVA y la empresa quiere mantener los precios, algo muy común, es la empresa la que verá cómo esa subida del IVA se traducirá en menor beneficio.

Los documentos que hay que presentar a Hacienda para declarar el IVA son el modelo 303, el cual se presenta trimestralmente en el caso de PYMES y mensualmente en el caso de grandes empresas, y el 390, al final de cada ejercicio.

Impuesto de sociedades

Este impuesto de sociedades limitadas se calcula a partir del beneficio de la empresa, una vez liquidado el IVA y otros impuestos. El tipo general que se aplica es del 25%, pero se reduce en caso de empresas de nueva creación (15%), para cooperativas (20%), asociaciones y fundaciones (10%), y sociedades de inversión (1%).

Los modelos a presentar en este caso son el 202, el cual se presenta en los meses de abril, octubre y diciembre, y el modelo 200, en el cual se resume el beneficio anual en el ejercicio y en el que se descontarán los pagos ya realizados en las declaraciones periódicas.

IRPF

Las sociedades limitadas, a pesar de que no son personas físicas, tienen que presentar este impuesto, ya que dentro de ellas hay empleados, los cuales sí tributan sobre este impuesto en sus nóminas, además de profesionales autónomos a los que se subcontraten.

Las empresas pequeñas deben presentar estos impuestos trimestralmente, y las grandes mensualmente, relativos al IRPF:

  • Modelo 111: retenciones a trabajadores en su nómina o a profesionales en las facturas.
  • Modelo 115: para el caso de alquileres en los que se aplica una retención al arrendador.
  • Modelo 123: para los casos en los que la empresa reparta por ejemplo dividendos.

Además, estos tres modelos tienen su equivalente en resumen anual, el cual también hay que presentar. Estos modelos de resumen anual son los 190, 180 y 193, respectivamente.

IAE

El Impuesto sobre Actividades Económicas es un impuesto que forma parte del sistema tributario español gestionado por los ayuntamientos. Están excluidas de presentar este impuesto aquellas sociedades que no lleguen al millón de euros de facturación.

Los tipos impositivos varían mucho en función de las características del negocio, la localización, superficie que ocupa y otros factores.

Otros impuestos

Además de los mencionados, hay otros impuestos que quizá una empresa deba abonar, como son por ejemplo el IBI en caso de que disponga de bienes inmuebles, el impuesto de basuras, diferentes tasas por registros o trámites, etc.

Resumen
Impuesto de sociedades limitadas
Nombre del Artículo
Impuesto de sociedades limitadas
Descripción
Hay muchas dudas sobre qué impuesto de sociedades limitadas tenemos que pagar cada año. Te lo explicamos con todo detalle
Autor
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn