Cuáles son los tramos del IRPF en 2019

Facebook
Twitter
LinkedIn

Los tramos del IRPF 2019 son los que nos marcan cuál será la retención de IRPF en la nómina y cuántos impuestos tendremos que pagar en la declaración de la renta en el siguiente año. Estas franjas son los que hacen que el IRPF sea un impuesto progresivo, donde paga más que quien más gana.

Los tramos no se suelen cambiar muy a menudo, por lo que se pueden considerar constantes en el tiempo. Salvo cuando se producen reformas fiscales, los tipos de IRPF suelen heredarse de un año para otro. Es importante saberlos cuando se hace la declaración de la renta.

Los tramos de IRPF en 2019

El actual gobierno ha planteado un cambio en los tramos para el año 2019, donde se quiere introducir un nuevo tramo para las rentas altas. La nueva cifra es de 130.000 euros. Según estableció el acuerdo de gobierno, los contribuyentes que ganen más de 130.000 euros saltarán de tramo y tendrán que pagar más impuestos en la declaración de la renta. En concreto, la subida de esta nueva franja es de 2%, hasta llegar al 47%. Además hay que añadir otra subida de 4% para los contribuyentes que cobran más de 300.000 euros, hasta el 49%.

Aunque con los Presupuestos Generales del Estado 2019 sin aprobar, el acuerdo al que llegaron entre PSOE y Podemos para subir el IRPF en 2019 está en suspenso. Tanto es así que la Agencia Tributaria ya ha presentado la fórmula para el cálculo de las retenciones en la nomina de 2019 con los mismos tramos del año anterior.

La progresividad de las franjas del IRPF

Antes de meternos más en profundidad en cómo funciona el IRPF vamos a ver cuáles son los famosos tipos de la renta.

Para que el IRPF sea progresivo, la Agencia Tributaria divide los ingresos de los contribuyentes en franjas y atribuye un porcentaje a pagar en cada uno de ellos. Cuanto menores son los ingresos, menor es el porcentaje a entregar al Estado. La distribución de los tramos es la siguiente:

tramos del irpf

La clave de los tramos está en que se aplican de manera progresiva. Para entenderlo mejor, más adelante veremos un ejemplo muy simple y con números para entender exactamente cómo se aplica el impuesto. En el ejemplo nos olvidaremos de reducciones, mínimos personales y deducciones, tratando el salario bruto de la persona como la base sobre la que aplicar el IRPF.

Cómo funcionan los tramos de IRPF

El IRPF es un impuesto progresivo que va aumentando la presión fiscal conforme los ingresos van creciendo. Para entenderlo mejor, un contribuyente con un salario de 33.000 euros no pagará 9.900 euros de renta aunque el salario está dentro del tipo del 30% ni una que gane 80.000 euros pagará 36.000 euros (un 45%).

Los tramos de la tabla se van aplicando de manera progresiva, primero uno y cuando saltamos al siguiente, se aplica el otro. Así, la factura fiscal se reduce de manera considerable. Veamos con un ejemplo su funcionamiento real.

El resumen es que esa persona que gana 33.000 euros pagará en el IRPF 8.065,5 euros, casi 1.900 menos que si el impuesto no fuese progresivo. En el segundo ejemplo, la factura fiscal disminuye aún más. De los 36.000 euros se queda en 26.901,5 euros (2.365,5 del primer tramo, 1.860 del segundo tramo, 4.500 del tercer tramo y 8.700 del cuarto tramo).

Además, en la realidad, estos tramos no se aplican de forma íntegra sobre la renta. En el impuesto hay unos mínimos exentos de tener que hacer la declaración, que en 2.019 son 15.947 euros. También hay una serie de reducciones en función de la situación personal y familiar. La reducción básica, para una persona soltera menor de 65 años es de 5.550 euros. Así, de partida, esa persona que gana 33.0000 euros es como si solo hubiese ganado 27.450 euros.

Estas dos variables se tienen en cuenta la ahora de hacer el calculo de las retenciones de IRPF en la nómina. Por eso mismo aunque el salario sea de 23.000 euros es fácil que entre dentro del mínimo exento o que por los menor el tipo marginal, el máximo que se le aplique, no sea del 30%, sino que se quede en la franja anterior del 24%.

Esto se ve reflejado en la retención de IRPF que practica la empresa y que se recalcula a principios de cada año o cambia la situación laboral o personal. Cuando se tiene un hijo, se debe comunicar a la empresa para que recalcule la retención y también se debe hacer si hay una subida del salario. Ahora que sabes cómo funciona el IRPF será más difícil que te puedan colar algún engaño de todas las leyendas urbanas que circulan.

Cómo calcular las retenciones de IRPF

Para saber el tramo del IRPF 2019 en el que estamos deberemos conocer también las rentenciones de IRPF en la nómina. Se trata del dinero que Hacienda quita cada mes del salario como previsión de lo que después se tiene que pagar cuando se haga la declaración de la renta. Si te han quitado más de lo que deberían, te devolverán la diferencia al hacer la declaración de la renta y si te retuvieron de menos, serás tú quien tengas que pagar la diferencia.

Los tramos son importante para saber cuántos impuestos pagas en el IRPF, pero no es la única variable. Para calcular las retenciones de IRPF, Hacienda usa varios datos además del salario. Esta información adicional es la que la empresa pide a todo su personal a principios de año en el Modelo 145 de retenciones.

Se trata del salario bruto, es decir, lo que cobras en total, la situación laboral y el tipo de contrato, la situación personal (si estás soltero con hijos a cargo, casado cuanto tu cónyugue cobra menos de 1.500 euros al año y el resto de situaciones), y si tienes ascendientes mayores de 65 años o descendientes a cargo. Con todos estos datos, Hacienda calcula cuánto tienen que retener cada mes en la nómina usando las franjas de IRPF y teniendo en cuenta diferentes reducciones en función de tu situación laboral.

Resumen
Cuáles son los tramos del IRPF
Nombre del Artículo
Cuáles son los tramos del IRPF
Descripción
A la hora de hacer la declaración de la renta una de las preguntas más frecuentes es cuáles son los tramos del IRPF. Conoce los rangos y franjas del IRPF
Autor
Facebook
Twitter
LinkedIn