Criptomonedas: Cómo tributan

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En los últimos años, todo el mundo ha oido hablar de criptomonedas y de la tecnología que las soporta, el blockchain o cadena de bloques. Más allá de seguir asociándose erroneamente al cibercrimen y mafias digitales, ya existe regulación fiscal específica para aquellos que ven las criptomonedas como negocio. A continuación trataremos de explicar cómo tributan las criptomonedas.

Qué son las criptomonedas

No es nuestra intención entrar en un mundo tan complejo como la definición académica de lo que es una criptomoneda, pero es oportuno aclarar a que nos referimos al hablar de ellas.

El concepto fiscal de una criptomoneda va a asociado a su uso como medio de pago y por tanto se considera como una divisa digital. En definitiva, su uso va de la contraprestación en una compraventa, al de instrumento de inversión pasando por ser una actividad productiva en el caso de la minería de criptomonedas.

En cuanto a la definición de cuentas criptomonedas existen, podemos decir que sería imposible de cuantificar. Por centrar el tiro, podemos hablar de las que más comúnmente podemos identificar en las agencias de intercambio principales (Exchange en sus términos en inglés). Será a través de estas agencias como conseguiremos invertir en las mismas o simplemente depositarlas en los monederos virtuales que nos ofrecen.

Las más conocidas son, como no, son el Bitcoin o el Ethereum, pero podemos contarlas por cientos, como el XRP, el Bitcoin Cash (versión escindida del Bitcoin o “fork” en jerga de blockchain) o los Stellar Lumen.

Tras este repaso muy resumido de lo que son las criptomonedas, entremos en sus implicaciones fiscales.

Criptomonedas cómo inversión

El uso más extendido de las criptomonedas es la inversión o especulación con ellas. Su imparable incremento de valor en los últimos tiempos ha provocado que muchos inversores con niveles de preparación dispar se hayan decantado por este tipo de inversión.

La falta de regulación en sus inicios y la supuesta opacidad de este tipo de divisas, animó a muchos inversores a operar sin considerar el impacto fiscal. Se encontraron sin embargo, con una Agencia Tributaria cada vez más preparada. La detección de la actividad se realiza a través de los incrementos de patrimonio no justificados o simplemente monitorizando movimientos de efectivo no afectos a actividad alguna.

Como comentábamos anteriormente, la consideración de las criptomonedas como una divisa ya nos marca unas reglas de juego:

  • Debemos llevar un registro de las operaciones de compra y venta de las criptomonedas para poder aplicar los criterios de valoración habituales (FIFO en nuestro caso).
  • Como en cualquier compra venta de un activo financiero debemos declarar las pérdidas y ganancias patrimoniales en nuestra declaración de IRPF o Impuesto de Sociedades.
  • La pura compra venta de criptomonedas no está sujeto a ITP (impuesto de transmisiones patrimoniales) o IVA según Sentencia del Tribunal Supremo de la Unión Europea. Sin embargo, no conviene darlo por sentado y se debe verificar cada año si existen cambios de criterio. Algo habitual en un entorno tan dinámicos como el de las criptomonedas.
  • La tributación está sujeta a las mismas reglas que las inversiones financieras. Es decir, en 2019 y para una persona física los primeros 6.000 euros al 19%, desde 6.000,01€ hasta 50.000€ al tipo del 21%; y, desde 50.000,01€ en adelante, al tipo del 23%.
  • ¿Y el modelo 720? Ha existido una duda muy repetida en cuanto a si los poseedores de criptomonedas lo deben presentar. Este, recoge bienes en el extranjero con valor superior a 50.000 euros. La respuesta es que no es necesaria su presentación, ya que las criptomonedas se soportan en un sistema descentralizado y no cuentan con una ubicación física determinada.

Impacto en el impuesto sobre patrimonio

Todo esto, lleva implícito que en caso de que superemos los limites establecidos para estar obligados a presentar el impuesto sobre el patrimonio. Las criptomonedas formarán parte tanto de dicho computo como de la base liquidable del impuesto. No olvides contar con un profesional para tratar correctamente este impuesto tan dispar a lo largo de nuestra geografía. Sobre todo porque hay ambigüedad en la manera de computar el valor de estas criptomonedas aunque el criterio definido sea “de mercado”.

Criptomonedas como medio de pago de un bien o mercancía

Si utilizas criptomonedas para comprar un bien o una mercancía, puede haber una plusvalía oculta que la Agencia Tributaria podría perseguir y por tanto sancionar. Esto aplica tanto a titulo personal o como si es parte de tu actividad profesional. No es algo evidente, por lo que recomendamos que se tenga presente.

Para aclararlo, vamos a utilizar un supuesto basado en un caso real conocido en prensa hace unas meses. En concreto, una inmobiliaria española, ofrecía la posibilidad de comprar alguno de sus inmuebles en Bitcoin. La transacción por tanto puede completarse sin la necesidad de usar dinero de curso legal, vamos, sin usar nuestros euros.

En este caso, para realizar una operación fiscal correcta, debiéramos comparar el valor en euros del inmueble en venta con el valor de compra (en euros) de los bitcoins que fuéramos a utilizar. Si la diferencia fuera a favor de comprador, es decir, mis bitcoins costaron menos que la valoración del inmueble, deberé declarar una ganancia patrimonial. En caso contrario, aplicaría una perdida patrimonial a compensar con posibles ganancias patrimoniales.

Cabe indicar que en esta operación inmobiliaria, siguen aplicando la regulación fiscal vigente en cuanto a pago de IPT o IVA, plusvalía municipal, etc.

Soy minero

No os alarméis. No vamos a hablar de la antigua canción de Juanito Valderrama, sino de una actividad muy habitual en el mundo de las criptomonedas, que es su génesis. Cada plataforma tiene su propia formula, siendo la más habitual la “minería”. Minar, supone la dedicación de recursos tecnológicos a la plataforma (capacidad de procesamiento) para resolver algoritmos matemáticos o cubrir las funciones mas transaccionales de la plataforma descentralizada de la criptomoneda elegida.

El resultado de esta actividad de minería es la percepción por parte del “minero virtual” de importes predeterminados de la criptodivisa minada. En escenarios de precios altos de las criptodivisas ha resultado ser una actividad tremendamente lucrativa. Últimamente ha resultado de menor interes por la elevación de las barreras de entrada:

  • La aparición de grandes mineros con capacidades de procesamiento inalcanzables
  • Disminución del valor de las criptodivisas
  • Complejidad creciente de los algoritmos de minería en las criptodivisas más populares

En cualquier caso y volviendo al objeto de este articulo, lo que nos ocupa es establecer las obligaciones fiscales de los mineros. En este caso, para nuestra Agencia Tributaria, esta actividad tiene la consideración de actividad económica. De ello se deriva que está sujeta a las obligaciones fiscales al uso, ya sea el minero persona física o jurídica:

  • Debe realizar declaración censal al inicio de la actividad de minado según el IAE (impuesto de actividades económicas) bajo el epígrafe 831.9 de la sección primera. El epigrafe corresponde a “Otros Servicios Financieros NCOP”.
  • Declaración de rendimientos de la citada actividad tanto en IRPF como en IS según aplique.
  • Satisfacer las correspondientes cuotas de la seguridad social en caso de autónomos.

En conclusión

Hacienda somos todos aunque seamos digitales. No debemos dejar de prestar atención sin embargo que este entorno es dinámico. Hay aún lagunas y desarrollo fiscal pendiente de ejecutar lo que implica cierto nivel riesgo fiscal asociado a estas inversiones. Esperamos que este artículo te haya servido para poder valorarlo.

Recuerda que los expertos fiscales de Bottax están a tu disposición si tienes alguna necesidad fiscal relacionada con criptomonedas, o simplemente si necesitas una segunda opinión sobre tu estrategia fiscal.

Resumen
Criptomonedas: Cómo tributan
Nombre del Artículo
Criptomonedas: Cómo tributan
Descripción
Todas las actividades relacionadas con las criptomonedas (bitcoin, ethereum o XRP) están sujetas a impuestos. Averigua de qué manera en Bottax.
Autor
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn