Asesor Fiscal vs Asesor Financiero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Es común pensar que tareas de contabilidad y finanzas de un negocio son efectuadas por profesionales con un perfil único. Estos perfiles manejan un conocimiento similar entre ellos, pero, sin embargo, existen diferencias notables entre ellos y se especializan en múltiples áreas. Esta diversificación ha permitido que existan varios servicios relacionados con las finanzas. Por ejemplo, como veremos en este artículo: no cumplen las mismas funciones un asesor fiscal que uno financiero.

¿Cómo plantearlo en un negocio?

Es relativamente común que las empresas de gran tamaño cuenten con un departamento financiero de planta. Pero cuando se trata de pequeñas y medianas empresas es poco frecuente la contratación, como parte de la nómina fija de empleados, de este tipo de profesionales.

Aún cuando se trata de negocios consolidados, la premisa de estas compañías es reducir los gastos al mínimo. Un principio que se aplica de manera más férrea por los emprendedores en etapa inicial. Por ello, la contabilidad corre generalmente por cuenta de los dueños o de los asesores fiscales externos. Contratando puntualmente los servicios de terceros para la evaluación y el asesoramiento en determinadas situaciones. Como hemos mencionado anteriormente, lo más común en las etapas iniciales de un proyecto o negocio de tipo startup, lo que más vemos es que los propios socios se encargan de la contabilidad de la empresa. Esta estrategia eficiente en apariencia solo nos la debemos controlar si tenemos experiencia en estos ámbitos. En cualquier otro caso conviene contar con un apoyo externo aunque sea de manera puntual en los momentos clave (inicio de actividad, presentación de impuestos clave, rondas de financiación, etc.).

Perfil del asesor fiscal de un negocio

Como queda claro gracias por su propia denominación, el asesor fiscal tiene como misión primaria liquidar los impuestos de una empresa de la manera más eficiente y segura para sus clientes. También suelen ser contratados estos profesionales por personas naturales con alto flujo de caja. (Deportistas y artistas son dos de los casos más comunes).

Para cumplir con todas sus tareas, los asesores fiscales aplican un enfoque estrictamente legalista. Después de todo, las obligaciones tributarias son siempre precisas. Sus decisiones están basadas en la información contable que tienen a su disposición. (La externalización de tareas contables es otro de los servicios ofrecidos por las firmas o asesorías fiscales). Un buen asesor fiscal no necesariamente tiene como función principal que sus clientes paguen menos impuestos, deben establecer una estrategia fiscal equilibrada que evite problemas futuros a sus clientes. Su trabajo está en optimizar al máximo todas las cargas fiscales. Cumpliendo en todo momento con lo que está establecido dentro el cuerpo de leyes vigentes. Un buen asesor fiscal nos ayudará tanto con la correcta elaboración de un modelo 303, como con la elección de la mejor estructura financiera de nuestro negocio para nuestro negocio sea óptimo en términos fiscales.

Perfil del asesor financiero de un negocio

Por el contrario, los consultores financieros sugieren cuales son los mejores caminos para tomar para que sus clientes aumenten su capital y optimicen los ingresos empresariales. Los fiscalistas deben seguir un marco legal rígido, un conjunto de normas que tienen que hacer cumplir de manera esquemática. Los asesores financieros siguen un enfoque más abierto.

Para el cumplimiento de su misión, estos profesionales se basan en toda la información que tienen disponible de sus clientes. Establecen necesidades financieras a corto, mediano y largo plazo, a partir de un análisis detallado del pasado y del presente. Aplicando un diagnóstico en donde el comportamiento del mercado, condiciones del mercado financiero y de la competencia también tienen un peso específico. También pueden recomendar herramientas de última generación para la gestión del circulante de la compañía, el verdadero cuello de botella en los negocios con altos crecimientos. Una de ellas, Billib, permite incorporar la última tecnología de Supply Chain Finance (SCF) de la manera mas efectiva de manera que la financiación a clientes y proveedores entra en un nuevo escenario.

Por tanto un buen asesor financiero será un perfil clave para apoyar al director financiero de una empresa o a un pequeño empresario en la mejor forma de hacer crecer su negocio manteniendo un equilibrio financiero adecuado.

Aunque muchas empresas y grupos inversores comparten rasgos comunes, nunca existirán dos casos exactamente iguales. De ahí que el perfil de estos profesionales debe ser más flexible que el de un asesor fiscal. Ademássu éxito está estrechamente relacionado con la capacidad que tengan para prevenir situaciones futuras. Sin caer en la adivinación ni en especulaciones sin base.

¿Y si soy una persona física o autónomo?

Aunque los profesionales del mundo fiscal y financiero se centran en el mundo empresarial, no es menos importante contar con el asesoramiento adecuado en el caso de personas físicas. A modo de resumen, necesitaremos asesoramiento profesional en las siguientes situaciones:

  • Si contamos con ingresos que no provienen de los rendimientos del trabajo o cuando esos rendimientos del trabajo tiene un alto volumen
  • Si tenemos un perfil internacional y somos susceptibles de convivir con distintos regímenes fiscales de diversos países
  • Disponemos de un amplio patrimonio que rentabilizamos de alguna manera (usualmente arrendamientos o mercados de capitales)
  • Somos profesionales del deporte o artistas sujetos a regímenes fiscales especiales

Si estamos en alguno de estos casos, nuestras necesidades difieren de las de un negocio pero seguiremos necesitando que profesionales que nos apoyen

Perfil del asesor fiscal de una persona física

Las necesidades una personas física son amplias, pero debemos buscar profesionales acostumbrados a liquidar los impuestos más usuales asociados a nuestro perfil, siendo el IRPF el impuesto por excelencia que recoge el 90% de la fiscalidad de una persona persona física. Para aquellos contribuyentes que tienen un perfil fiscal estándar, a saber: nomina, hipoteca y fondo de pensiones, no es estrictamente necesario contar con un asesor fiscal ya que la Agencia tributaria ya cuenta con toda nuestras información, pero la cosa se complica cuando tenemos otros ingresos o situaciones patrimoniales.

Por supuesto no podemos olvidarnos del impuesto de patrimonio para aquellas personas que superen los limites establecidos. Este impuesto tiene diferentes casuísticas por comunidad autónomo, por lo que nuestro asesor fiscal debe estar al día de la fiscalidad aplicable en cada caso. No olvides contar con un profesional si tienes dudas para saber si debes liquidar este impuesto. En muchas ocasiones no tendrás que pagar nada, pero si es obligatoria su presentación.

Si estás expatriado o trabajas parte del año fuera de España, la tributación internacional es otro ámbito con muchas casuísticas:

  • La imputación de la renta que cobras por un alquiler en España si resides en otro país (modelo 210)
  • La imputación de rentas por inmuebles cobrados en el extranjero si eres residente fiscal en España (modelo 720)
  • Exenciones derivadas del artículo 7p del impuesto sobre la renta (IRPF)
  • Repatriación de ingresos o ahorros obtenidos en terceros países
  • Ventajas y exenciones de la impatriación a través del impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR)

Son caso que te pueden afectar aunque tu negocio sea pequeño, ya que cada vez más, las empresas pequeñas y medianas o los profesionales y freelance trabajan en un mercado global donde no es extraño tener que viajar o desplazar personal.

Perfil del asesor financiero de una persona física

El modelo de referencia para aquellas personas físicas que requieren de un asesor financiero, es la banca privada. Este formato de servicio bancario está especialmente orientado a ofrecer servicios a personas con grandes patrimonios. Aunque están surgiendo modelos de asesoramiento financiero basados en tecnología, lo habitual es que la figura de referencia se el Banquero de inversión.

Esta figura aglutina en una sola persona todos los servicios bancarios que una persona física con alta capacidad de inversión pueda necesitar. Habitualmente forma parte de la plantilla del banco, pero también es posible encontrarlo en formato agente o como intermediario independiente. En algunos casos presta hasta soporte fiscal. Estos profesionales han tenido que cambiar radicalmente su modelo de negocio ante la entrada de la normativa MIFID, ya que si perciben comisiones de un tercero por la venta de productos financieros o es el inversor el que paga por sus servicios, debe proceder de diferente manera. Siempre asegurándose que su cliente dispone de toda la información sobre sus inversiones. Dado que este perfil se centra más en conseguir los mejores retornos de la inversión para sus clientes, siempre es recomendable contrastar las inversión con un profesional de la fiscalidad para no llevarse sorpresas indeseadas en la factura fiscal.

En Bottax podemos ayudarte a aclarar tus dudas, darte una segunda opinión o incluso ayudarte con la presentación de modelos o elección de estrategias de inversión desde el punto de vista fiscal. No dudes en dirigirte a nosotros si necesitas ayuda.

Y por supuesto todo el detalle de las obligaciones fiscales de para tu negocio están disponible en la Calendario del Contribuyente de la agencia tributaria que puedes consultar aquí.

Resumen
Asesor Fiscal vs Asesor Financiero
Nombre del Artículo
Asesor Fiscal vs Asesor Financiero
Descripción
Buscar al profesional adecuado puede ser la diferencia clave en el objetivo que perseguimos. Te explicamos en que difiere un asesor fiscal de un asesor financiero.
Autor
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Descuento